Independiente Atletic Club

FÚTBOL IAC: NO PUDO SER - 09/06/19

FÚTBOL IAC: NO PUDO SER - 09/06/19

Independiente cayó por 1 a 0 ante Arteaga en la revancha de las semifinales y quedó eliminado del Apertura. El Coreano se tomará un breve descanso y se enfocará en el segundo semestre de la temporada

La expectativa era muy grande. Después del gran segundo tiempo en el 20 de Agosto, en donde el equipo había mostrado una buena imagen, había esperanzas en que podía darse la remontada en casa. El equipo estaba motivado y los hinchas también.

El recibimiento fue espectacular en medio de un gran marco, para un elenco que fue el mismo que en la ida, con la salvedad del ingreso de Nicolás Galliazo a la zaga, por lo que Guido Abasolo volvió al lateral derecho y Gino Ferroni al mediocampo. Enfrente, estaba el duro Arteaga que había ganado por 2 a 1 en la ida.

En los minutos iniciales, Independiente llevaba la iniciativa y el peso del partido, Arteaga intentaba ser un equipo intenso pero ordenado, con mucha presión en la mitad de la cancha. A los 4 minutos, un centro de Federico Pallaro que se desvió en la cabeza de Román Baldessone, casi se convierte en el 1 a 0.

Minutos más tarde, Leandro Canelo remató de media distancia a la salida de un tiro libre, pero su potente disparo le salió a las manos del arquero Sebastián Quiligotti. Lautaro Arzuaga tuvo una buena intervención ante Cristian González en una jugada en donde habían quedado mano a mano, un minuto más tarde del intento de Canelo y luego, en un tiro libre, le tapó un tremendo cabezazo a Baldessone.

A los 19 minutos llegó el momento fatídico. Un tiro de esquina que ejecutó Cristian Gauna y que Galliano despejó de cabeza, el rebote lo tomó Iván Capelli que pifió el remate pero la pelota rebotó entre dos hombres y le quedó servida a Juan Pablo Cimini que convirtió el 1 a 0 para la visita. A partir de ahí, todo se hizo cuesta arriba para el Coreano, que de todas maneras siguió intentando.

El local estuvo cerca del empate en un tiro libre de Orlando Caruso (el que más intentó en la primera parte) que no llegó a tocar Pallaro y que Blas Tapparello no pudo aprovechar rematando por el segundo palo. Apenas pasados los 40 minutos, Tapparello se la robó a Baldessone y tocó para Caruso que eludió a Agustín Porté y remató, pero Quiligotti le tapó el disparo.

Luego, en otro tiro libre, Caruso la metió en el área, Quiligotti salió mal y Pallaro la peinó de anticipo, y la pelota se fue a centímetros del palo izquierdo. Sobre el final de la primera mitad, prácticamente en la última jugada, Tapparello fue a luchar un balón que le pegó claramente en la mano a Baldessone, en una jugada que el árbitro Nahuel Viñas juzgó como casual, pero en donde tranquilamente pudo haber cobrado penal.

Ya en el segundo tiempo, Independiente tuvo otra de pelota parada con un tiro libre de Caruso que peinó Ferroni y de milagro no la rozan por el segundo palo. También, nuevamente de pelota parada, Caruso tuvo otra en donde probó directamente al arco y Quiligotti volvió a salvar a Arteaga.

En el complemento, el Negro se dedicó a estar ordenado en su propio campo y a cuidar su ventaja, mientras que Independiente, conforme pasaban los minutos, entraba en la desesperación. Al Coreano le faltaron argumentos futbolísticos para superar a su rival, si bien tuvo muchas más chances y fue el equipo que más atacó, no gozó de una buena tarde de un mediocampo errático e impreciso que por momentos abusó del pelotazo.

La visita también apostaba a salir de contra y tuvo una, en donde Capelli la jugó para Cristian González, que se aguantó la marca de Galliano y de Facundo Luque y habilitó a Cristian Gauna, que apareció en soledad, pero rápido de piernas, Arzuaga salió a bloquearle el disparo y le ahogó el remate.

Otra situación polémica se dio en un tiro de esquina de Canelo, en donde la pelota le legó a Pallaro que enganchó y le pegó de zurda, la pelota pareció dar en la mano del ingresado Federico Sangiovani y el rebote le quedó a otro ingresado, Gino Freites, que también le pegó, pero su remate dio en el botín de Luciano Insaurralde. En esta Viñas tampoco sancionó.

La última la tuvo Tapparello, tras un pase de Caruso, al 9 le quedó para la derecha y su remate fue a las manos del arquero. Arteaga clasificó a la final, se trajo un 2 a 1 de la ida y se encontró con el gol que derribó las ilusiones de Independiente. El Coreano intentó, pero no jugó lo bien que lo hizo en el segundo tiempo en la ida, en donde casi se viene con el empate. Arteaga no lució, pero hizo lo suyo y tuvo el partido relativamente controlado.

Sin duda que el Negro es un gran rival, por algo en los últimos años a Independiente lo ha eliminado en varias ocasiones y es un elenco que llega siempre a las instancias definitorias. Aunque vale decir también que al Coreano le faltó esa cuota de suerte, siempre necesaria. Si en la ida no le anulaban el gol a Tapparello, si entraba la última de Caruso, si en la revancha cobraban el penal de Baldessone o el remate pifiado de Capelli no le quedaba en los pies a Cimini, quizá la historia era otra. Claro está, son suposiciones.

Ahora será tiempo de descansar, hacer un balance, un análisis profundo y dejar atrás lo sucedido. Ya hay que enfocarse en el Torneo Clausura.

 

 

    
Enviar por mail