Independiente Atletic Club

MUTUALES SON AMORES

MUTUALES SON AMORES

“Esto progresa porque somos directivos que tenemos amor por el club. Y que al mismo tiempo no hacemos cosas raras, sino lo que corresponde hacer por el bien de la institución”, explica, con simpleza, Norberto Garnero, dirigente del Independiente Atletic Club de Chañar Ladeado, que tiene en su Mutual una herramienta clave para sostenerse y proyectarse. El hombre ya había estado a cargo de la comisión directiva en 1985 y en la actualidad está a cargo de la Presidencia en reemplazo de Osvaldo Camusso. Garnero habla con la fuerza de la historia y el amor que nace por los colores. Más de una vez en la entrevista, compartida con el secretario, el contador y la gerenta de la mutual, se hará hincapié en eso: los colores tiran y por esos colores se llegó hasta donde están. La localidad de Chañar Ladeado tiene 6000 mil habitantes y la mutual de Independiente suma 3500 afiliados: más de la mitad de los vecinos y vecinas nutren a la entidad solidaria que permite que el club se mantenga en pie. 

 

En las buenas y en las malas

El Independiente Atletic Club nació en 1918 y en su sede social ya se palpitan los festejos del Centenario. Chañar Ladeado tiene otro club también, El Chañarense. La historia, en este caso, se repite como en muchos pueblos: una disputa de un momento hizo que de un club existan dos, rivales, clásicos, pero con raíz común. En el IAC, en este momento, celebran la fuerte inserción en la comunidad. Pero no se olvidan que, como pasa en cualquier institución, también hubo -y puede volver a haber- etapas complicadas. 

“Hubo un momento en el que el club se estaba viniendo abajo. Hace unos 37 años”, cuenta Daniel Perella, contador de la institución, retomando la historia de Independiente. “Acá no se podía entrar. Incluso llegó a estar a punto de hundirse”, ejemplifica, señalando el ahora luminoso bar del club. Daniel y Luís Alberto Nicolino, secretario de la Comisión Directiva, recuerdan que la institución estaba en un momento difícil, en el que “se venía a jugar al fútbol, a las bochas, a las cartas y nada más, y era sólo para hombres”. “Pero la sangre tira, los colores tiran, y cuando la institución estuvo en un momento difícil empezamos a reunirnos y aquí estamos”, dice orgulloso Nicolino. 

 

La hora de la Mutual

El cambio más fuerte se dio justamente con la mutualización del club. Los ahora directivos cuentan que a fines de los 70 varios jóvenes se fueron a Rosario y, tras ver cómo funcionaban algunas entidades en la ciudad, volvieron al pueblo con nuevas ideas. Los deportes dejaron de depender de rifas solidarias y las pilas se pusieron, por unos años, en fortalecer la Mutual, vital para la institución deportiva y sus actividades. “También vienen muchas escuelas al club y estamos enfocados en actividades solidarias y de inclusión. Nosotros dependemos del crecimiento de la Mutual también para ayudar a otras instituciones”, explica Perella. 

El principal servicio que presta la Mutual es el de ayuda económica, con alternativas que incluyen desde microcréditos a líneas de inversiones en apoyo al sector agrícola-ganadero, de mucho desarrollo en la región en la que está inserta la localidad, en el sur santafesino y sobre el límite con la provincia de Córdoba

Pero los servicios que brinda la Mutual son varios más: cable, telefonía celular, viajes y turismo. “Lo que nosotros buscamos es aportar a la calidad de vida del asociado”, resume Perella. 

A la vez, los casi 40 años de club mutualizado permitieron que la actividad deportiva crezca de manera significativa. El Polideportivo cuenta con sede social, aula pedagógica, restaurante, salón deportivo con piso flotante (para basquet, voley y patín), natatorio, gimnasio de musculación, gimnasio de entrenamiento, tres canchas de tenis, dos canchas de padel, canchas de voley playero, bochas, pelota paleta, fútbol ocho y canchas de hockey y fútbol mayor e infantil con vestuarios. “Están cubiertas todas las demandas de la comunidad”, resumen, orgullosos,  los directivos. 

Apenas conformada, la Mutual de Independiente se sumó a la Femsafé, remarca Patricia Pruzzo desde la Gerencia de la entidad. “Hace mucho que estamos en la Federación. Cada vez que convocan vamos. La Comisión nunca dejó de asistir. Las ideas e inquietudes que surgen se aplican después en las reuniones de Comisión Directiva. La Federación propone y dispone realizar muchos servicios, que después toma la Mutual cuando se traen referencias”, destaca Pruzzo. Y añade: “Está bueno sentirse acompañado. No sólo es lo que brinda la Federación, sino el encuentro, que hace que se instale una conversación, que se comente lo que hace uno y otro. Siempre de una reunión de ese tipo se aprende algo”. 

 

Un momento Gigante

Un banderín de Rosario Central junto a uno de Independiente resalta en medio de la galería de copas, trofeos y placas de la sede principal de la entidad de Chañar Ladeado, siempre principal protagonista en las ligas regionales, tanto de fútbol como de otras disciplinas. La postal de los banderines remite a un reciente gran acontecimiento deportivo: la participación de Independiente en la Copa Santa Fe, que lo llevó a jugar en el Gigante de Arroyito en julio pasado. En aquella jornada, unos dos mil hinchas Coreanos -así se llama a los seguidores de Independiente en todo el sur santafesino- viajaron a Rosario, coparon la bandeja de abajo de una de las populares canallas y, aunque el resultado deportivo fue adverso, festejaron el orgullo de querer a sus colores rojo, blanco y negro. Un orgullo que vale también por la vocación de engrandecer todos los días a una entidad que beneficia a toda una comunidad.

PUBLICADO EN LA REVISTA: http://mutualesdesantafe.com.ar/index.php/principal/129-independiente-atletic-club-de-chanar-ladeado

Enviar por mail