Independiente Atletic Club

CAMPAMENTO IAC: UN SUEÑO CUMPLIDO - 27/01/20

CAMPAMENTO IAC: UN SUEÑO CUMPLIDO - 27/01/20

El campamento a San Carlos de Bariloche figurará como uno de los grandes hitos de la Colonia Coreana. Aquí, la crónica de lo que fue un viaje que difícilmente pueda ser olvidado por todos sus protagonistas

Cada campamento tiene su sabor especial. Algunos son recordados por las risas, los momentos vividos, las anécdotas, los paisajes, las distancias. En su momento, el campamento a Jujuy marcó un ítem en la línea histórica por ser un destino lejano y alternativo, el de Nueva Atlantis en la costa argentina por salir de lo convencional. Este último, a San Carlos de Bariloche, seguramente tenga reservado un lugar especial.
   

Claro está que no fue algo que se organizó de la noche a la mañana. El trabajo inició en el mes de Julio de 2019 y llegó hasta el 04 de Febrero. La elección del destino, la presentación del proyecto, la aprobación de la dirigencia y el acompañamiento tanto de la Comisión Directiva como de la Secretaría de Deportes fueron un sostén para el equipo de la Colonia de Vacaciones y Campamentos.
   

La labor previa estuvo en la organización, recaudación de fondos a través de eventos, reuniones informativas para los papás y las mamás, se trató de cubrir cada detalle. Finalmente, una delegación de 102 personas compuesta por 69 chicos y chicas, profes, padres y colaboradores partió rumbo a Bariloche un lunes 27 de Enero en horas del mediodía, despedidos por una multitud de familias Coreanas que se hicieron presentes junto a sus hijos y les dejaron los mejores deseos a todo el contingente.
   

La primera parada en el trayecto fue en la localidad de General Villegas para merendar, mientras que hubo una posterior en General Hacha para la cena, el grupo terminó recalando en su destino final el martes 28. El contingente Tricolor se alojó en el camping “Los Baqueanos”, un lugar con unas instalaciones acogedoras, una atención muy buena de parte del personal y rodeado por la naturaleza.
  

En ese primer día, el grupo se dedicó a descargar todos los equipajes, los comestibles y los elementos necesarios, mientras que posteriormente se dividió a la delegación en pequeños grupos para poder dormir en las habitaciones del complejo. Hubo una caminata en las inmediaciones del camping, reconociendo el hermoso predio en donde se estaban alojando.
   

En el segundo día, se pudo disfrutar de la naturaleza de forma plena, participando de una extensa caminata de cinco horas de duración hasta la Playa Muñoz. Mientras que el tercer día se disfrutó de una primera tanda de aventura con los recorridos en kayak y las carreras de balsas por equipos en las aguas del lago Gutiérrez, en donde los chicos también pudieron bañarse.
   

Más tarde, se realizó un recorrido por la parte urbana, disfrutando del imponente Centro Cívico de la ciudad y visitando la fábrica de chocolates Frampton. El final de dicha jornada fue en un bar y pizzería, en donde los Coreanos terminaron la noche con una cena multitudinaria que luego derivó en una velada de diversión a puro canto y baile. Claro está, durante el viaje no faltaron las típicas actividades campamentiles y los cantos colonieros.
   

El cuarto día fue para realizar una hermosa caminata dentro del propio camping, mientras que la quinta jornada fue muy agitada. El contingente estuvo de recorrido realizando el famoso camino de los 7 Lagos, visitando las inmediaciones del no menos conocido Bosque de Arrayanes y recorriendo algunos lugares de ciudades aledañas como San Martín de Los Andes y Villa La Angostura.
   

El sexto día fue para la segunda tanda en kayak, mientras que también se pudo seguir disfrutando de los paisajes naturales de Bariloche con una tranquila y relajante cabalgata, en donde se pudieron apreciar preciosas postales patagónicas en su plenitud. De regreso, los chicos pudieron disfrutar de una excelente cena elaborada por los padres colaboradores, que trabajaron a destajo durante todo el campamento, auxiliando a los profes y atendiendo a los niños de la mejor manera.
   

El gran cierre se dio por la noche, a la luz del fogón, donde hubo momentos de risa y diversión con las clásicas canciones y los sketches. Mientras que se dio un más que emotivo momento, cuando la mayoría de los presentes se animó a brindar sus sensaciones sobre el campamento, tocando la fibra íntima del resto del grupo hasta las lágrimas, en un momento que seguramente ninguno de los allí presentes podrá olvidar.
   

El regreso se emprendió el día 3 de Febrero, con parada en Picún Leufú para la cena alrededor de las 22:00 hs. y otra interrupción el día 4 a las 08:00 hs. para el desayuno, haciendo base nuevamente en General Villegas. El arriba a Chañar Ladeado se dio en horas del mediodía, con muchísimos hinchas Coreanos y papás que fueron a recibir con alegría a sus hijos, al igual que los despidieron con los mejores deseos el día de la salida hacia San Carlos de Bariloche.
   

No queda más que felicitar y agradecer a todos los que participaron e hicieron posible que se cumpliera algo que parecía un sueño, una ilusión, casi un imposible. Se merecen un gran aplauso los padres y los colaboradores, que viajaron para dedicarle su tiempo a los chicos y disfrutaron junto a ellos de una experiencia sin igual, sabiendo que el premio más grande que tuvieron fue la sonrisa dibujada de oreja a oreja en cada uno de esos Coreanos y Coreanas.
   

La Comisión Directiva y la Secretaría de Deportes aportaron lo suyo, pero todo el mérito va para el equipo completo de la Colonia de Vacaciones. Desde el referente, los coordinadores, personal administrativo, profesores y colaboradores, ellos fueron los que se pusieron al hombro un viaje sin igual y lo hicieron posible dedicándole meses de trabajo.
   

Y por último y más importante, felicitaciones a todos los chicos. Ellos también se animaron, creyeron que esta travesía era posible, se imaginaron un viaje y pudieron cumplir esa ilusión. Tuvieron un comportamiento ejemplar y supieron valorar y disfrutar todo el empeño y el esfuerzo que realizó el club para que ellos pudieran vivir un campamento que quedará en la historia. Como dijo uno de los profes, hay que saber “RESPETAR, VALORAR y AGRADECER” y saber que Independiente Atletic Club es un lugar en donde los chicos siempre podrán soñar e ir por más.
   

Enviar por mail